Si estas fueran las fotos de los alimentos, no los comprarias

Lo de las etiquetas es una batalla constante entre la realidad, lo que queremos que sea la realidad y la verdad verdadera. Si a esto le añades que lo que quieres es comprar a toda prisa y aprovechar el tiempo en otra cosa, se junta un cóctel potente en que el marketing gana la batalla al sentido común. Y entonces aparece una gran diferencia entre lo que realmente creemos que hemos comprado (en cuanto a composición) y lo que realmente compramos, sin tener en cuenta la gran mayoría de veces que TODO lo que nos entra por la boca pasa a formar parte de nuestras propias estructuras. ¿Qué comes realmente? ¡Sigue leyendo!

Te propongo que veas lo que ves cuando compras y lo que realmente compras sin que te lo cuenten, reflexiona:

1. Nutella, imagínate que le das la vuelta a la etiqueta y te la presentan así:

2. Crema de bogavante en sobre, lo que compras y lo que realmente compras:

3. Crema de champiñones de sobre:

4. Paté de atún:

5. Leche desnatada con avena:

6. Leche de almendras:

7. Snack de quinoa:

8. Zumo «detox» de alcachofa:

9. Crema de cacao y avellanas:

¡Tu decides! ¿Ahora lo ves de la misma manera?Y ahora con esta información haz lo que quieras, pero que no se diga que nadie te lo había dicho.

Un saludo,

Yhasmina